sábado, 4 de julio de 2009

I.- EL ORFEÓN DE LA POLICÍA MUNICIPAL.


Los orígenes del Orfeón Nacional se remontan a los albores de la Guerra del Pacífico. Las autoridades de la época ante la ferviente psicosis bélica generada por la Guerra del Pacífico, y obligados por poderosas razones de bienestar y tranquilidad social, crean el “ORFEÓN DE LA POLICÍA MUNICIPAL” con el propósito de llevar esparcimiento y música popular a las diferentes plazas y calles de la ciudad de Santiago.

Banda de la Policía en tiempos del comandante Manuel Chacón Garay


En 1879, la policía de la época denominada “GUARDIA MUNICIPAL DE SANTIAGO”, por iniciativa de su comandante Don MANUEL CHACÓN GARAY, contribuyó al esfuerzo bélico ofreciendo al gobierno el “BATALLÓN MOVILIZADO BULNES”, formado el 14 de abril de 1879, que junto a su homólogo del Puerto –el “BATALLÓN VALPARAÍSO”- se cubriera de gloria en las más importantes batallas de esta gesta. (1)

El “BULNES”, recibió su nombre como un homenaje al ilustre Presidente de la República, el General Sr. MANUEL BULNES PRIETO, vencedor de la Batalla de Yungay. El batallón marchó al mando del Teniente Coronel de Ejército y antiguo comandante de Policía, Don JOSÉ ECHAVERRÍA, con 500 guardianes entre los cuales estaban 25 músicos del “ORFEÓN MUNICIPAL”. Como marcha distintiva del “BULNES”, se escogió el conocido “HIMNO DE YUNGAY”, de los autores Rengifo y Zapiola. En ausencia de la Policía Municipal le corresponderá al CUERPO DE BOMBEROS “ARMADO” -como fue conocido en esa época-, quedar a cargo del resguardo de la capital. (2)


El comerciante español Don GARCÍA GINÉ G. donó el estandarte de combate de este nuevo batallón, y el 16 de abril de 1879, después de una misa de campaña –y frente al edificio de la Municipalidad de Santiago- el estandarte fue bendecido por el capellán Fray JUAN PACHECO.

Le corresponderá al ahora disminuido “ORFEÓN MUNICIPAL”, despedir desde la Estación Mapocho al Batallón Bulnes, el cual se dirigía al norte de nuestro país en defensa de la Patria amenazada.


El Batallón Bulnes participaría en todas las campañas de la Guerra del Pacífico; por ejemplo: ocupación de Calama y Arica, desembarco y captura de Piragua, Batalla de Dolores, Los Ángeles, San Juan, Chorrillos, Miraflores y Campo de la Alianza (actual Tacna) y la expedición a Lurín.

Durante las últimas operaciones de combate de la Escuadra Chilena –cuando el General en Jefe del Ejército chileno, General Don Manuel Baquedano, se embarca en el “Chile”- el Batallón Bulnes formado en la cubierta del barco, le rinde honores con el Himno de Yungay, himno marcha distintivo de este Batallón Movilizado.

Desde entonces, lo instaurado por la Banda Policial ha quedado como parte de la tradición nacional. Es de esta forma cómo con el “Himno de Yungay” se le han rendido honores a los Señores Comandantes en jefe, correspondiendo actualmente esta distinción al Sr. Ministro de Defensa Nacional.

Terminado el conflicto bélico, la banda del “ORFEÓN MUNICIPAL” –integrada por los ex – combatientes- , se mantuvo por muy poco tiempo. Las razones probablemente se hallan en la baja calidad musical de los elementos que la conformaban, porque pese a los esfuerzos y a la competencia de su primer director, Don PEDRO PABLO TRAVESARI, fue posteriormente disuelta.


------------------------------------------------------


  1. Hubo dos batallones llamados “policiales” involucrados en la Guerra del Pacífico: el BATALLÓN VALPARAÍSO, comandado por el Tte. Coronel JACINTO NIÑO; y el BATALLÓN BULNES, comandado por el Tte. Coronel JOSÉ ECHAVARRÍA.

  2. El año 1879, durante la Guerra del Pacífico, el Cuerpo de Bomberos ofreció sus servicios al gobierno, organizándose como CUERPO DE BOMBEROS ARMADOS el 04 de abril de 1879. A los 600 reclutas se les armó con anticuados fusiles Minié. Su primera formación en público impresionó favorablemente a las autoridades militares y se les encomendó las guardias de La Moneda, hospitales, cárceles y de cuarteles del ejército. La disciplina que imperaba en el Cuerpo de Bomberos Armados era muy severa, pero sonando la campana de alarma abandonaban inmediatamente sus militarizadas obligaciones para correr a servir frente al fuego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario